ENTRE - VISTAS ¿El Circo se lee?....atrévase a hacerlo.

 

 

 

La dramaturgia en el Circo

 

¿Cómo se gesta el circo contemporáneo en Bogotá y en Colombia?, ¿Puede señalarse una fecha en la que surge este tipo de circo en el país? ¿Cuáles son sus antecedentes?

 

El mal llamado Circo Contemporáneo es antes que nada un fenómeno urbano, que surge luego de un periodo donde el Teatro colombiano y otras expresiones artísticas no proponían nuevos lenguajes,  allí una horda de jóvenes y jovencitas “rebeldes” cansados de lo mismo, encontraron en los deportes extremos, los malabares, la acrobacia, el teatro de calle, los zancos, la danza contemporánea, el  riesgo del fuego y la pirotecnia, festivales, carnavales, fiestas populares talleres, funciones y múltiples viajes…una nueva forma de participación y comunicación…El Circo.

 

En esta línea Muro de Espuma que venía trabajando desde 1983 el Teatro y los Títeres, da un salto y en el año 2000, siendo pioneros en nuestro país del Circo sin animales, creamos la primera obra de Circo llamada Sensaciones y Movimientos, fundamentada en la sinergia entre el Teatro, la manipulación de objetos, la danza y la acrobacia.  Producto de esta misma investigación en el año 2003 crea la primera versión de la Convención Latina de Circo y el Festival Internacional de Circo de Bogotá, acontecimientos que a la fecha han convocado a más de 1.206.000 espectadores y más de 1.500 artistas.  Otros grupos en la ciudad desarrollaron diversas obras y procesos de formación como La Ventana, La Gata y Circo para Todos.  Paralelamente la participación en la construcción de las políticas públicas ha originado la inclusión del Circo como una disciplina independiente con su propio sector y dinámicas particulares.

 

Respecto a nuestros orígenes encontramos una mezcla de referentes que datan desde los chibchas, donde la acrobacia y el malabarismo y la construcción de aparatos hacían parte de las ceremonias y rituales de la época, de allí surge uno de los personajes que más inspiro la tradición oral del payaso de nuestra tierra…el Blacaman. Muchos años después llegan al país toda clase de tropas circenses principalmente de México, Chile, Brasil, Argentina y algunas agrupaciones europeas, este fenómeno influyo en la forma que opera el Circo en nuestro contexto, la influencia del Circo argentino y chileno nos llevaron a una amplia gama de verborreas cómicas conjugadas con la idiosincrasia de cada región y afectaron la construcción de nuestro propio tipo de circo.

 

También se encuentran varios referentes a lo largo de la obra literaria de Gabriel García Márquez, donde se describen con claridad maravillosos ´personajes hiperbólicos “los prodigios” que integran el Circo colombiano, la gran influencia turca y gitana en las costas, macabras prácticas de lanzamientos de cuchillos con animales, y la correlación entre circo y las cabareteras del mundo.

Por otro lado, algunos antecedentes son comentados en el libro “Reminiscencias de Santafé y Bogotá” de José María Cordovez Moure, donde se recuerda que en 1847 diversos espectáculos vinieron a la ciudad, entre ellos el Gran Pájaro que se arrojaba de un columpio a otro sobre los espectadores y el más famoso: Don Florentino Izaziga, quién hizo su debut en la plaza de Bolívar, con una función sin igual en los anales del funambulismo, lanzándose desde el campanario de la Catedral hacia donde está ubicada la Estatua de Bolívar.

 

  • ¿Cuáles son las características principales del circo contemporáneo?

Desde nuestra experiencia en el Muro de Espuma algunas de las características más interesantes que nos ha brindado el circo, es el arcaísmo de ese animal grotesco que está en nuestro cuerpo y que nos permite despertar del olvido: el cuerpo, la calle, la feria y el carnaval, la sensualidad… como también la posibilidad de encontrar y compartir los lenguajes artísticos performanticos, interdisciplinares en diversos orígenes como: las particularidades del artista, un giro virtuoso, una disculpa, una imagen, el gesto, un sueño, la teatralidad, el caos, el no saber del error, la cotidianidad, la plástica, la estética, la muerte, el no lugar, el riesgo de inventar lo inesperado de las acción física, el deseo de ensamblar para crear nuevas conexiones entre materiales heterogéneos provocando lo inesperado, maquinas, mecanismos, articulaciones, equivocaciones, ruptura de fronteras… la construcción de un lenguaje artístico que pongan de presente esa profunda contradicción a la que se ven avocadas las expresiones artísticas cuando pretenden homogenizarse y ubicarse en una época determinada. En ese sentido, el decir circo "contemporáneo", "clásico", "tradicional" "emergente", "non nova"... es de una ambivalencia tan terrible... como decir circo actual. Bien decía aquel: Cuando hagas algo, procura que sea más interesante que el silencio. (filosofía Zen).

 

  • ¿Cómo es la preparación del circo contemporáneo antes de la función? (teniendo en cuenta que ya no se hace uso de la carpa)

Quisiera recordar que el circo en sus orígenes - como la mayoría de las expresiones artísticas que la humanidad se ha sabido inventar – nunca tuvo como vientre los lugares que después la civilización les destino. Es cierto, la carpa de circo podría ser una de las siete maravillas de la humanidad… pero también es cierto que la revoluciones silenciosas que las artes han librado a través de la historia en busca de sus “independencias” para romper con lo establecido no solo nos han permitió disfrutar de los más variados lugares y formas de representación… sino que también nos ha llevado a compartir la poética del errar - con el “no lugar” - donde el tiempo y el espacio escénico pone de presente que el hábito no hace al monje, como la carpa de circo no es el circo. En ese sentido, renovarse es interrogarse sobre sí mismo, y cada uno debe preguntarse qué necesita.

  • ¿Qué tan cerca y que tan lejos está el circo contemporáneo del teatro? ¿Por qué es posible un circo sin carpa? 

No sé qué tan cerca o lejos este el circo del teatro. Lo que se, es que cada uno vive su propio drama. Y si definiéramos el término “drama” como los movimientos rítmicos de un cuerpo en el espacio, podría decir que drama, es acción escénica, y en último término, teatro. En ese sentido todo lo que puede tener lugar en el circo… ya sea danza, verborreas, acrobacia, juegos de malabares, torpezas, bufonadas, ruidos, boxeo…o cualquier otra cosa, son simples formas del drama. Tal vez por eso la mejor obra de teatro que la humanidad ha sabido inventar, no es otra, que el acto solemne y fúnebre de la Santa Misa, entre tanto, el mejor de los espectáculos que el circo ha representado se encuentra en el pabellón de los caídos, donde gendarmes y estudiantes Izan Bandera.

 

  • ¿Si hubiera una “rivalidad” del circo contemporáneo con otro tipo de espectáculo semejante esta sería con el teatro o con el circo tradicional?

Creo que esta supuesta “rivalidad” con sus otros semejantes tiene que ver más con los juegos del hambre y los encantadores consejos que Maquiavelo le daba a su Príncipe para alimentar con migajas a sus fieles seguidores…  “convenced a tú pueblo, de que es culpable - no importa de qué - y os será más fácil gobernarlo”. 

 

  • ¿Cuál es el entrenamiento que realizan los artistas circenses del circo contemporáneo?

El tipo de entrenamiento depende del desconocimiento que tenemos unos y otros del circo.  Si bien… la destreza, el riesgo y el desafío son algunos de algunos de los elementos constitutivos de cualquier obra de circo, no todas las propuestas son una sucesión de “números” que en una misma función integran belleza y  morbo ante la expectativa de peligro y el deseo furtivo de vivir el error, y quizás con suerte, incluso, vivir en directo la muerte ajena. Hoy, el circo se ha diversificado y se ha re – significado dándonos la oportunidad de disfrutar de variadas creaciones y formas de representación, donde se conjugan  sentidos y emociones en un mismo gesto, producto de la búsqueda de un proceso creativo, que un gimnasta no tiene. De este modo mientras para unos un ensayo es el espacio de preparación para lograr lo “desconocido”…  para otros, es el espacio masturbatorio para el “adiestramiento” donde el resultado ya está pre- establecido. !Puro polvo¡. 

 

  • ¿El artista de circo contemporáneo es más un actor que un hombre de circo? (sea clown, acróbata, equilibrista y/o gimnasta)

Si eso fuera así, excluiríamos a otros tantos protagonistas. Entre ellos el cuerpo y el azar con su vocación contradictoria del vuelo a la caída, de la altura al abismo, de la belleza y la mala suerte. El fin de la Historia. Otro principio. El ser uno mismo siendo otro. “Yo soy ustedes”. La dramaturgia del espectador. Los referentes y los imaginarios… El fenómeno del circo en el mundo como en Colombia está más cerca de las necesidades que tienen las sociedades de encontrase, divertirse, transformarse, identificarse, romper “la cuarta pared” o lo que nosotros llamamos el “muro de Berlín” para comunicarse en espacios que por su naturaleza y forma de hacerse permitan directa o indirectamente, --- paródica o hiperbólicamente - plantear consciente o inconscientemente la cuestión del arte, su propia naturaleza intempestiva y deformante aboliendo las certezas y etiquetas de las antiguas artes de límites y encuadres precisos. Las mismas que antes negaban su ADN  y que ahora se declaran artes hibridas, amantes de la contaminación y el contagio. Donde por ejemplo la palabra – Teatro – se queda corta, porque no define bien la amplia variedad de manifestaciones que ahora denominamos artes escénicas y que se invaden unas a otras: teatro, danza, performance, música, arte acción… y si le agregamos la plástica, el cine, la tecnologías de punta… la humanidad es una larga historia de transformaciones.

 

  • ¿Existe alguna diferencia en los riesgos que corre un artista de circo tradicional y los propios del circo contemporáneo? Si es así, ¿de qué tipo son esos riesgos?

En todo trabajo artístico el mayor de los riesgos implica lo desconocido, porque lo conocido tiene el tamaño de un estornudo. No podemos olvidar que en esta profesión no somos lo que decimos ser, somos lo que hacemos en el escenario. Moraleja: Los payasos siempre nos hemos jugado la vida por una nariz, aunque ahora nos pidan la ARL.

 

  • ¿Cómo se preparan los números circenses?, ¿De dónde provienen las técnicas?,

Según algunos de los más prestigiosos tratadistas del circo clásico son tres los pilares del circo: el “número”, la “espectacularidad” y el “cartel”. Dichos postulados, no solo le han servido al circo de tradición para sobrevivir, sino que en ellos han encontrado la mejor de todas las disculpas para reafirmarse como la más hermética y tradicional de las expresiones escénicas con sus - códigos estandarizados,- “fuerza, gracia, equilibrio, armonía, destreza o habilidad” – sus principios básicos, - “vestir el número, saber llegar, estar de moda, el director/ empresario” - sus rutinas obligatorias – “ejercicios acrobáticos, aéreos, piso, malabares, gracias, torpezas” - sus personajes – “payasos, acróbatas, malabaristas, saltimbanquis, maromeros, magos…” - su música militar, sus colores, … cuyas procedencias técnicas las podemos ubicar en los más variados y curiosos escenarios: el antiguo Egipto ( 3.600 años a. d. n. e ), los mitos y los ritos, la tragedia y la comedia, los espacios circulares y teatros de la antigua Grecia y de la Roma imperial, los juegos olímpicos, los atletas, los mimos, los sátiros, los cómicos callejeros, maromeros, saltimbanquis, juglares, trovadores, bufones… la comedia del arte y sus arlequinadas, la ópera, las culturas pre colombianas, las fiestas populares y religiosas, la feria, la verbena, las farsas, el carnaval, el circo moderno europeo, los sainetes, los entremeses, la plástica, la literatura, la danza, la música, la calle, el cine, el varieté, el cabaret, el performance… hicieron posible su consolidación. Sobre este tema existen suficientes testimonios y abundante literatura fácil de consultar.

 

  • ¿Cómo se estructura la dramaturgia del espectáculo?, ¿Es un trabajo colectivo?

Dependiendo del tipo de trabajo a realizar; las compañías, empresas, colectivos y artistas, vienen desarrollando múltiples estructuras dramatúrgicas para presentar los espectáculos. Entre ellas podemos observar en los orígenes del circo moderno o circo de curiosidades, hoy, circo de tradición, el lugar donde el número es “el alma de un drama llamado circo” de cuya sumatoria se crea una unidad con los más diversos e inverosímiles artificios: sagrados, profanos, estéticos, comerciales, supersticiosos, espectaculares, vánales… En el caso del circo de las curiosidades - Cirque Olimpique - al que los artistas en el siglo  XIX en un acto de desobediencia negaron su apellido para remplazarlo por el nombre de  circo contemporáneo,  el lugar donde los espectáculos eran representados como simples números de autómatas o marionetas, vistas, sombras chinescas, acróbatas, pantomimas, arlequinadas, también tiene como base para su realización en su estructura dramatúrgica, el número. El número no como la sumatoria requerida para crear una unidad, pero sí como el elemento donde sus ejecutantes exhiben a través de su “show”, sus cualidades histriónicas y el reconocimiento social, comercial y minero.

 

Entre estos caminos combinatorios también llaman la atención “el principio del número” en el cabaret, el varieté, el principio de la parábasis, el cine grotesco, las actuaciones en sombras, el vodevil… cuyo tratamiento es diferente al del tradicional circo contemporáneo de hoy.

En el caso del circo escena -  es lo que a nosotros nos llama la atención y nos ha permitido mantenernos de pie - la base de la estructura dramatúrgica del espectáculo no tiene como propósito ni el número, ni el show, ni la historia, ni la moral… más si es el espacio de los lenguajes multidisciplinares donde los cuerpos en movimiento escriben, componen, laboran, experimentan, se equivocan, inventan, representan… haciendo de la dramaturgia un signo de interrogación, un puente mediador entre la escritura y la acción física, la sensualidad, la muerte, el trabajo… donde el circo no es ni danza, ni teatro aunque se nutre o toma prestado de sus estéticas lo que ellas nos ofrecen sentir en carne propia: estados de ánimo, caídas, gracias, volúmenes, pesos…donde no se trata de ejecutar los performances más espectaculares para poder sobrevivir, pero lo que si nos propone es la posibilidad de encontrar en las destrezas y equivocaciones de ese mundo imaginario lo que puede llegar hacer un gesto y un movimiento en la infinita intensión de la metáfora.

 

  • ¿Quién se encarga de organizar el espectáculo?

En nuestro caso el Director y la creatividad. El dueño del circo. En otros momentos lo hace el rigor y la terquedad en el trabajo. La oferta y la demanda. La política. El hambre. El internet. El narcisismo. Los desaciertos. Las maquinas del entretenimiento. La gritería. El pecado original. La humanidad en su larga historia de transformaciones. Los que rezan y los que pecan… y lo que nos falta por hacer.

 

  • ¿Qué personajes y números circenses se destacan?, ¿Cuáles son sus arquetipos?

Uno podría decir que somos los mismos con las mismas. Los mismos personajes y a veces las mismas personas. Uno podría decir que en las actuales circunstancias él circo es tal vez la más inocente y conservadora de todas las expresiones artísticas cuyo pecado original cometido por Salome y el Dios Momo condeno a sus seguidores a repetir los mismos guiones, los mismos cuadros, las mismas interpretaciones, las mismas rutinas, las mismas volteretas, las mismas maceraciones, los mismos autómatas, las mismas competencias, las mismas medallas, las mismas torpezas y sus caídas por saecula saeculorum amén. Uno podría decir que somos los bufones del Rey, las personas más ricas del mundo, la mierda de los desadaptados, la libertad irónica de Hegel, los mismos marginados,  el crepúsculo, la frontera rota, la monstruosidad llorando sus vestidos, los homicidados, los andróginos impúdicos e infames, Hércules con piececitos de mujer,  una especie en el exilio, la estrella… la última palabra de la divina comedia de Dante. Uno podría decir que hablo para no decir nada,  tiene usted razón. Pero sin embargo existimos.

 

  • ¿El circo contemporáneo realiza itinerancias? ¿Cómo se planean? ¿Qué dificultades tiene?

Por supuesto, todo trabajo artístico merecer cumplir su ciclo de vida. Viajar más allá de lo predecible, encontrar otros espacios, lecturas y modos y formas de expresión, conceptos, sensaciones y movimientos estando fuera o dentro de su lugares tradicionales establecidos, programas, rutinas y doctrinas… son sucesos que no solo nos permitan experimentar y cuestionar nuestra propia posición, sino también nos permiten cuestionar el lugar desde donde se produce nuestra mirada, el modo de vida y las relaciones trabajo. No en vano Baudelaire decía: el esplendor del arte y la gloria del artista se perfila sobre el fondo del abismo, por eso el circo es tal vez el arte más apropiado para ver los terrores de los precipicios donde los payasos en sus itinerancias pueden actuar al borde de la tumba, con la alegría que les impide ver la tumba, perdidos como están en este paraíso que excluye toda idea de tumba y destrucción.

 

  • ¿Para qué tipo de público está pensado el circo contemporáneo?

Creo que esa misma pregunta se la hicieron al viejo Jarry instantes antes de morir, y él sin reparos en su último suspiro se identificó con su criatura paródica, y así respondió: “El Padre Ubú va a intentar dormir”.

 

  • ¿Qué idea promueve el circo contemporáneo? ¿Ofrece lo mismo que el circo tradicional? Si no, ¿Qué ofrece?

Así como un cuadro existe gracias a la mirada de su observador, el circo también guarda la particularidad esencial del arte: Festejar la Vida. En esa relación, mientras del circo de tradición no queda nada, o cada casi nada, ni las carpas, ni animales, ni las grandes maquinas del entretenimiento, ni el maltrato, la discriminación racial de los súper humanos, … el circo que ustedes llaman contemporáneo asumió el rol de los espejos y las esponjas apropiándose de sus mecanismos y artificios de la puesta en escena, su dramaturgia, trucos, su comportamiento militar, el sagrado culto a la personalidad, el voyerismo, las figuras y formas de los tan conocidos y tradiciones números, guiones y shows que se han venido repitiendo desde los años de la lupa… Visto el asunto de esta manera, la moneda no tiene dos caras. Pero si observamos, también existimos los que asumimos el circo, no como un género, pero si como el espacio donde el caos y la nada existen y se contaminan, donde el cuerpo puede ser el lugar donde transcurre  el performance, donde el sonido y los gestos acrobáticos, el tacto, la quietud y las irreverencias promueven la sensualidad y la vida… queda la pregunta: Si del circo de tradición no queda nada… ¡¿Dónde está el circo contemporáneo?     

 

  • ¿Cuál es la situación actual del circo contemporáneo?, ¿Cuál es su futuro? ¿De qué depende éste?

No creo que haya existido en la historia del arte en Colombia un mejor momento como el que estamos viviendo. Rompimientos de fronteras, frenos y tabúes. El “salir del casillero” y disfrutar de lo que significa estar “fuera de serie” de lo que indican los “números de los indicadores”, nos permite entender qué las transformaciones no son hechos anormales, sino procesos maravillosos por descubrir. Sí en un objeto están todos los demás porque negar que hijos somos de dios como del diablo, y nuestro futuro, es hoy. Y si de eso depende la hibrida y prolifera condición del circo y de las artes escénicas… que venga, lo que venga, que de hambre no te has de morir.  Al fin y al cabo, la diversión, no es ninguna obligación.

 

  • ¿Cómo se relaciona el circo tradicional con el circo contemporáneo?, ¿Hay préstamos mutuos?

Por supuesto que hay préstamos mutuos. Nuestras relaciones son encantadoras y muy parecidas a las que establecen los monumentales grupos del teatro tradicional de larga trayectoria y los que hacen parte del actual teatro “costumbrista” contemporáneo. Somos puro amor a primera vista. Actuamos como en las novelas de Corin Tellado… con la misma pasión que amamos, nos matamos. Porque no hay causa más noble que la de Romeo sin Julieta. Es un asunto de género en el país del sagrado corazón donde ¿Usted no sabe quién en soy yo?. “Soy el padre de su hijo, aunque mi madre, que es la propia mama de mi hijo,  no lo reconozca”. Y así, dependiendo de la trama para el dolor de espalda tenemos siempre la solución. El truco preciso.  Ahora viene lo más difícil. La pastilla que todo lo cura: Dolorán.

 

  • ¿En qué se diferencia las disciplinas del circo contemporáneo de las disciplinas del circo tradicional?

La elección de una o varias disciplinas para la realización de un trabajo no solo depende de un motivo pictórico o poético, sino que también tiene que ver, de una forma directa o indirecta,  paródica o hiperbólica: con las preocupaciones y búsquedas, visiones, motivaciones, maneras de plantear la cuestión del arte y nuestro oficio. Mientras unos prefieren la exhibición de la habilidad y el pavoneo del virtuosismo, otros entre tanto estamos en la búsqueda de un lenguaje para la escena que nos identifique… una dramaturgia donde por ejemplo la técnica esté al servicio de la escena, y no la escena al servicio de la técnica…por decirlo de otra manera, una dramaturgia del espectador.

 

  • En el circo contemporáneo ¿existe margen para la improvisación?

Para algunos fieles representantes del tradicional circo contemporáneo les es muy difícil encontrar el significado de esa palabra en los pergaminos del circo. Para nosotros, la improvisación es la base del trabajo que nos lleva escudriñar sus recipientes celestes, de cuyos resultados no solo nos nutrimos, sino que somos conscientes que ese ha sido el camino que le ha permitido al circo actual encontrar otras fronteras, dándonos la oportunidad de disfrutar de otras formas de representación: El circo que danza, el circo malabar, el circo payaso… el circo.

 

  • ¿Existen puntos de encuentro entre el circo tradicional y el circo contemporáneo?

El Circo es nuestro punto encuentro, el lugar donde el único animal es el hombre, donde se visibilizan nuestras diferencias y resaltan los conocimientos, aquí pensar diferente no es lo que nos distancia…porque al fin y al cabo como diría Nietzsche: …tenemos el arte a fin de no sucumbir ante la verdad.

 

Autor Felipe García

Pintura : Rafał Olbiński

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

1.200.000 espectádores completa el Festival Internacional de Circo de Bogotá de Muro de Espuma

April 2, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Síguenos
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Google+ Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Pinterest Icon
  • Grey Instagram Icon